Empresa Familiar desde 1985

El encanto oculto de la vida reside en la construcción a base de pequeñas casualidades que

dibujan un destino. Así es como en sus inicios dos amigos comenzaron a trazar lo que es hoy la historia de Vega Sotuélamos, que arranca en los años 80 en la pedanía de El Bonillo.

De esta pedanía, Sotuélamos, tomó su nombre una pequeña fábrica artesanal de quesos, de la que los dos amigos eran fieles clientes consumidores.

Este hito marcaría el destino de sus vidas...

ARPILLERA_VECTORIAL_Mesa de trabajo 1.jpg
S ORO.png